Vamos a escuchar el corazón: nueva canción y vídeo didáctico de Emoticantos para trabajar la auto-conciencia emocional en los niños y niñas

Esta nueva canción da muchas pistas a los niños y niñas acerca de los cambios fisiológicos que nos producen las diferentes emociones, sobre todo los cambios relacionados con el pulso o ritmo del corazón.

En cada una de las estrofas juega en el elemento de comparación / contrarios, que tanto gusta a los más pequeños y que tan buenos resultados didácticos tiene: si estoy contento mi corazón late más deprisa, y si estoy triste más despacio. Si me enfado se me alborota, y se calma cuando me tranquilizo. ¡Y si estoy asustado o tengo miedo, late tan fuerte que parece que se va a salir! La sincronía emocional de los corazones cuando queremos a alguien o estamos muy a gusto con alguien también se trabaja: los ritmos se igualan, los estados emocionales de algún modo se contagian.

Y en la tercera estrofa un recuerdo para los mayores y para los que están por llegar, apostando por el cuidado y por la vida que late y lucha por vivir, que quiere hacerse mayor también.

En los gestos sencillos del estribillo he incluido algunas ideas interesantes y que estoy seguro sorprenderán a los más peques: las gafas del corazón (escuchar también es ver la realidad con el corazón), los auriculares que se conectan al corazón, el fonendoscopio... son metáforas interesantes que podemos trabajar con ellos tras escuchar la canción.

Espero que, como los demás Emoticantos, os aporte valor pedagógico en lo emocional y prosocial.